Ventrílocuos, titiriteros solitarios

Gonzalo Cuéllar

Felizmente el teatro de títeres es diverso, junto a experimentadores de la escena salidos de escuelas y universidades, herederos de grandes maestros, que aportaron a la transformación del arte titeril, también están los continuadores del teatro de títeres de feria, callejero, popular y pendenciero, gracias a esta variedad de estilos, el repertorio es muy amplio.

Los ventrílocuos, titiriteros solitarios espontáneos, dispuestos a enfrentar cualquier situación de representación sin preocuparse por las dificultades.

Ventrílocuos:

Del latín ventriloquus. Ventris=vientre, loqui=hablar. Técnica titeril cuya esencia es su picardía e ingenuidad, son muy populares en Nicaragua.

Antiguamente se creyó que su voz venía del vientre o del estómago, dícese de la persona que tiene el arte de modificar su voz de manera que parezca venir de lejos, y que imita las de otras personas o diversos sonidos. Los ventrílocuos son titiriteros transeúntes que viajan pueblos, plazas y parques; el arte de la ventriloquia se caracteriza, por que el titiritero dialoga con su muñeco sin esconderse. La voz del títere es emitida por el abdomen (vientre) del manipulador sin que se perciba el movimiento en sus labios. Es un títere de cuerpo entero que mide de 30 a 50 cm., en la espalda tiene una abertura por donde el actor introduce la mano y articula la boca, lo sienta en sus rodillas o una mesa, luego desarrolla diálogos y juegos escénicos entre él y el muñeco.

EN NICARAGUA:

Entre 1930 y 1970, se da un auge de este género a nivel popular.

Recordemos a algunos exponentes de este arte:

TONI ALMIR:

Conocido por su famosa mamá raqueta, calavera con manto negro que en sus presentaciones de teatros rurales recorrió casi toda Nicaragua.

ELISEO DORIAS MORENO (ROQUITO):

Nació en Estelí, a sus 13 años se ganaba la vida cantando, su afición por los títeres nace el día que vio por primera vez al ventrílocuo mexicano PACOMITAS, quien le enseño los secretos de este arte; más adelante descubre su capacidad para imitar muchas voces, e inicia su labor en Managua en 1935. Roquito su nombre artístico se lo debe al muñeco más popular de su repertorio, con el entusiasmo que lo caracterizaba recorría de casa en casa haciendo representaciones que deleitaban a menores y grandes, cada familia pagaba dos pesos, en el día visitaba sesenta familias. También realizaba funciones en los colegios, era muy popular en el Pureza de Maria, pedagógico de diriamba y de Managua, el personaje favorito de los niños era su muñeco MANOLIN doctor en Psicología porque conocía muy bien a los niños, cuando estos lloraban el sabia contentarlos. Roquito era multifacético hacia ilusionismo y prestidigitación, era locutor y cantante, trabajo en radio mundial con Tío Coco.

En 1979 se integra a trabajar en el recién creado departamento de títeres del Ministerio de cultura, junto a Julio Saldaña, Viky Montero, Paco Sanchez y Celina Sánchez.

Con el apoyo de este departamento realiza una labor de difusión del arte de la ventriloquia por todo el país.

En 1980 se crean talleres permanentes con el objetivo de motivar a maestros de preescolar, en teatro infantil y títeres. Por su formación empírica, su espíritu trashumante, Roquito abandona el proyecto, para dedicarse a recorrer de pueblo en pueblo con sus títeres.

En 1986 lo conocí de manera accidental, en una calle del reparto San Antonio un anciano casi ciego me pidió ayuda para ubicarse, no encontraba la casa de su hermana andaba perdido, inmediatamente lo ubique y a modo de agradecerme saco dos títeres y me canto una canción, para mi sorpresa era el propio Roquito, años mas tarde supe que murió en el abandono, pobre y ciego recorriendo a pie los pueblos de Esteli aferrado a dos viejos títeres.

 

Guachipilín XXIV años de trabajo artístico

Gonzalo Cuellar

Considerando el papel que las artes escénicas tienen en la educación de las generaciones más jóvenes, miles de grupos artísticos profesionales en el mundo, se dedican a promover, el derecho que tiene la infancia

Títeres gigantes, tradición popular

Gonzalo Cuellar

Aun hoy se puede ver en el norte de Francia, por las calles de Flandes, el despliegue de las impresionantes puestas en escena en las que intervienen varias efigies gigantescas 

El primer Titíritero Maya

Gonzalo Cuellar

La interacción o contacto entre dos culturas, se produce en medio de violentos choques por diferentes concepciones de la vida. 

Please reload

Contacténos

Visítenos

Dirección: de donde fue Gallo y Villa Sur, 2 c. norte # 20.

Siguenos

Teléfono:  (505) 2250 0807

Celular: (505) 8848 9697

informacion@guachipilin.org

Enlaces amigos

2014 by HONORA DESIGN Comunicación, Diseño y Cultura